Qué hacemos

Todas las aeronaves que despegan, aterrizan o transitan por nuestro espacio aéreo reciben servicios de comunicaciones, navegación y vigilancia a través de una moderna y completa red de instalaciones explotadas por ENAIRE.

Avión sobrevolando antena

De igual forma, estas mismas aeronaves son atendidas por uno o varios controladores que, dependiendo de la fase del vuelo, prestan servicio en una dependencia concreta, garantizando en todo momento que las aeronaves mantienen los niveles de seguridad que las separaciones entre ellas determinan.

En la siguiente infografía mostramos cómo se prestan los servicios de control de tránsito aéreo por parte de los controladores, según las fases de un vuelo.

Infografía fases de vuelo

Servicio de control de aeródromo: desde la torre de control del aeropuerto de salida, gestionamos los vuelos desde que ponen sus motores en marcha: controlamos el movimiento de las aeronaves en las calles de rodaje y los despegues de los aviones desde las pistas. Cuando las aeronaves han despegado, los controladores de torre transfieren los vuelos a los controladores de aproximación.

Servicio de control de aproximación: una vez transferido el avión, se controla su ascenso, a través de las rutas de salida establecidas, hasta que la aeronave se incorpora a la aerovía correspondiente a su ruta, que forma parte de la red de rutas que cubre todo el espacio aéreo y conexiona los aeropuertos. Esta fase del vuelo se gestiona desde la dependencia que presta el servicio de control de aproximación. Una vez en la aerovía, el controlador transfiere la aeronave a un controlador de ruta.

Servicio de control de área/ruta: el controlador de ruta, una vez establecidos los vuelos en las aerovías, gestiona las aeronaves durante la fase de crucero, hasta que comience su descenso hacia el aeropuerto de destino. Ésta es la fase más larga del vuelo, y dependiendo de la ruta seguida por la aeronave, se controla desde los diferentes centros de control de ruta por los que pasa la aeronave, transfiriéndose los vuelos entre ellos de acuerdo a los procedimientos establecidos a nivel internacional.

Servicio de control de aproximación: el descenso de las aeronaves para aterrizar en el aeropuerto de destino, una vez que el vuelo ha sido transferido desde el control de área/ruta, lo gestionan los controladores de aproximación, dirigiendo la trayectoria de estos vuelos hacia el aeropuerto de destino. Además, en los aeropuertos con más tráfico aéreo, los controladores de aproximación organizan las secuencias de aterrizaje, acomodando las trayectorias y las velocidades de las aeronaves hasta que se encuentran en las cercanías de los aeropuertos y están listos para comenzar su maniobra de aterrizaje, momento en que se trasfiere el vuelo a los controladores de las torres de control.

Servicio de control de aeródromo: con los vuelos muy próximos al aeropuerto, y generalmente cuando las aeronaves están alineadas con las pistas de aterrizaje, los controladores de torre autorizan el aterrizaje, cuidando siempre de que la pista esté libre tanto de otros vuelos como de cualquier objeto que pudiese afectar esta maniobra. Una vez que la aeronave ha abandonado la pista de aterrizaje, se controla el tránsito de la misma, a través de las calles de rodaje hasta la plataforma de estacionamiento.