SACTA

SACTA (Sistema Automatizado de Control de Tránsito Aéreo) es el sistema que se encarga de la gestión del control de tráfico aéreo. Su misión es facilitar la prestación de los servicios ATS (de tránsito aéreo) de los que ENAIRE es responsable.

Integra todos los centros de control de ruta, aproximación y aeródromo españoles, de forma que la gestión se realiza sobre datos coherentes y de una manera coordinada. Facilita una operación sin interrupciones entre todas las dependencias de control

Pantalla SACTA

En el ámbito internacional, SACTA permite la comunicación automática entre centros de control españoles y extranjeros. Para ello utiliza estándares internacionales de intercambio de datos, reduce las actuaciones manuales al mínimo, detecta automáticamente posibles conflictos y aporta flexibilidad para la reconfiguración del espacio aéreo operacional. También permite minimizar los efectos de los denominados picos de tráfico.

El sistema SACTA evoluciona continuamente y se actualiza mediante versiones, para que los cambios se puedan implementar de forma progresiva.

SACTA proporciona las siguientes funciones principales:

  • Procesamiento de toda la información relativa a los planes de vuelo a través de un tratamiento central de planes de vuelo (TCPV) y varios tratamientos locales de planes de vuelo (TLPV).
  • Herramientas de ayuda a la planificación del tráfico.
  • Procesamiento de información radar para realizar funciones de seguimiento e identificación de las aeronaves y mantener la separación del tráfico aéreo.
  • Asociación entre la información radar y los planes de vuelo, de forma que el controlador pueda identificar las aeronaves de forma automática e inequívoca.
  • Presentación de información meteorológica para ayudar a la navegación en condiciones adversas.
  • Alertas al controlador de las desviaciones de las aeronaves con respecto a la planificación, o con respecto a las autorizaciones recibidas en tiempo real.
  • Comunicación de datos entre las aeronaves y el controlador. Permite el intercambio de mensajes con las aeronaves y, de esa forma, evitar comunicaciones orales.
  • Presentación de la información aeronáutica necesaria para el control de tráfico aéreo.
  • Supervisión, configuración, grabación y explotación técnica de todo el sistema de forma distribuida.